domingo, 18 de mayo de 2014

El amor según un hombre con trastorno obsesivo compulsivo de Neil Hilborn

La primera vez que la vi…
Todo en mi cabeza se silenció
Todos los ticks, las imágenes constantes desaparecieron.
Cuando tienes trastorno obsesivo compulsivo en realidad no tienes momentos callados.
Inclusive en la cama estoy pensando:
¿Cerré las puertas? Sí
¿Me lavé las manos? Sí
¿Cerré las puertas? Sí
¿Me lavé las manos? Sí
Pero cuando la vi, la única cosa en la que pude pensar fue en la curva de la horquilla de sus labios.
O la pestaña en su mejilla–
La pestaña en su mejilla–
La pestaña en su mejilla.
Sabía que debía hablar con ella
La invité a salir seis veces en treinta segundos.
Ella dijo que sí después de la tercera,
pero ninguna de las veces que pregunté se sintió bien así que tenía que seguir haciéndolo.
En nuestra primera cita,
pasé más tiempo organizando mi comida por colores de lo que pasé comiéndola o hablando con ella.
Pero le encantó.
Le encantaba que tuviera que besarla para despedirme 16 veces, o 24 si era miércoles.
Le encantaba que me tomaba todo el tiempo caminar hacia casa porque había muchas grietas en la banqueta.
Cuando nos mudamos juntos ella dijo que se sentía segura,
como si nadie nos fuera a robar porque definitivamente había cerrado la puerta 18 veces,
Yo siempre veía su boca cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba;
Cuando me dijo que me amaba, su boca se curveaba hacia arriba en los bordes.
En la noche ella se acostaba en la cama y me veía apagar todas las luces, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas.
Ella cerraba los ojos y se imaginaba que los días y las noches pasaban frente a ella.
Algunas mañanas empezaba a besarla para despedirme y ella sólo se iba porque estaba haciéndola llegar tarde al trabajo.
Cuando me detenía en las grietas de la banqueta ella seguía caminando.
Cuando me decía que me amaba su boca era una línea recta.
Me dijo que estaba tomando mucho de su tiempo.
La semana pasada empezó a dormir en casa de su madre.
Me dijo que nunca debió dejarme apegarme tanto a ella; que todo esto fue un error,
pero… ¡¿Cómo podría ser un error que no tenga que lavarme las manos después de tocarla?!
El amor no es un error y me está matando que ella pueda salirse de esto y yo no.
No puedo–
No puedo salir y encontrar a alguien nuevo porque siempre pienso en ella.
Usualmente, cuando me obsesiono con algo, veo gérmenes escabulléndose en mi piel.
Me veo a mí mismo siendo atropellado por una infinita línea de coches.
Y ella fue la primera cosa hermosa en la que alguna vez me he estancado.
Quiero despertar todas las mañanas pensando en la manera en la que agarra el volante.
Cómo mueve las manijas de la regadera como si estuviera abriendo una caja fuerte.
En cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla…
Ahora sólo pienso en quién más está besándola.
No puedo respirar porque él sólo la besa una vez– ¡No le importa si es perfecto!
La quiero de regreso tanto que…
Dejo la puerta sin cerrar.
Dejo las luces prendidas.


sábado, 17 de mayo de 2014

Lo Que Más Me Gusta En La Vida

“Me gusta dormir, quizá es lo que más me gusta en esta vida. Y quizá me gusta tanto porque me cuesta mucho conciliar el sueño... Desde pequeño he pensado que dormir te aparta del mundo, te hace inmune a sus ataques. La gente sólo puede atacar a los despiertos, a los que están con los ojos abiertos” - Albert Espinoza 


lunes, 25 de noviembre de 2013

¡A Ti!

 "Te quiero a ti. Te quiero a ti, aquí, abrazándome toda la noche. Te quiero aquí por que me haces los días más dulces. Te quiero a ti por que no hay nadie qué me haga sentir lo que tú."
Frida Katian 



martes, 19 de noviembre de 2013

Si nada es imposible, que el olvido no sea la excepción

Si bien es cierto que cambiaste mi vida, por momentos le disté otro sentido y pintaste todo a full color. 
Hoy, el comienzo pasó, la costumbre nos  abordó y me mostró la realidad. Un camino no tan brillante, lleno de subidas y bajadas con obstáculos, los cuales estaba dispuesta a superar por ti, por mi, por nosotros ; caímos y nos levantamos para seguir andando pero en la vía te fuiste soltando y desmotivando... Y yo por más que insistí ya no puedo aceptar una herida más. 
Te doy gracias por todo lo aprendido y los momentos vividos, la vida me ha mostrado otro camino y es hora de partir .


martes, 22 de octubre de 2013

¡10 Cosas que odio de ti!

Odio como me hablas
Y tú forma de conducir.
Odio tu corte de cabello
Y lo que llegue a sentir.
Odio tus espantosas botas
Y que me conozcas bien.
Te odio hasta vomitar
Que bien va a rimar
Odio que sepas pensar
Y que me hagas reír.
Odio que me hagas sufrir
Y odio que me hagas llorar.
Odio tanto estar sola
Que no hayas llamado aun,
Pero más odio que no te pueda odiar
Aunque estés tan loco,
Ni siquiera un poco
Lo he de intentar.


sábado, 29 de junio de 2013

Nadie es perfecto hasta que te enamoras de el

No hay estereotipo, ni norma que valga cuando el amor, la más grande de todas las emociones se mezcla con nuestros sentidos, puede cambiar nuestra percepción de manera tal, que todo lo imperfecto pasa a ser perfecto ante nuestros ojos  

jueves, 25 de abril de 2013

Happiness Is

"La alegría verdadera hace nacer una sonrisa que jamás se borra. No es la alegría fruto de algún incidente o motivada por un chiste. Tampoco es la alegría que deriva de ver la tragedia de otro y reírse por no estar en su situación. La alegría verdadera es fruto de un sentimiento profundo que nace en el corazón, atraviesa el alma y alcanza el cerebro. Es lo que hace ver la verdad de la vida."